Eficiencia Energética

Situados en esta maravillosa zona, iniciamos nuestras operaciones en 1990, utilizando recursos locales para nuestras construcciones. Las maderas obtenidas de árboles caídos nos han proporcionado el material básico. El agua dulce de montaña ayudó a generar electricidad a través de turbinas hidroeléctricas. Debido a que esta energía depende principalmente de la cantidad de agua disponible, el bajo consumo es una prioridad y buscamos aprovechar al máximo los sistemas de ahorro. Sin embargo, debemos tener generadores diesel de apoyo, los cuales se han instalado lo más alejado posible de las instalaciones de los huéspedes.

El lugar también proporciona energía geotérmica para la calefacción y agua caliente. Imagínese cómo se siente su piel y su cabello después de duchas diarias con agua natural de nuestras fuentes termales.

Vida Silvestre

La región de Aysén se separa de Chile continental por los fiordos y una impenetrable selva fría por el norte y dos gigantescos campos de hielo por el sur. Por lo tanto no debiera sorprender que Aysén sea la región menos poblada del país, con cerca de 91,000 habitantes en un área de 108,494 km2. La Carretera Austral actualmente es el único camino que atraviesa Aysén y en gran parte sigue inexplorada, con solamente algunos pequeños asentamientos. La región está escasamente poblada, pero está lejos de ser desértica. Densos bosques de selva fría, innumerables ríos y un sinfín de hielos, forman el reservorio de agua dulce más importante del mundo. La abundancia de este requisito indispensable para la vida y la falta de intervención humana son las principales razones por la cual Aysén posee una riquísima flora y fauna.

Abundante vida silvestre también se encuentra en los mares de la región. Las frías aguas del Océano Pacífico y agua dulce de los ríos de Aysén son fundamentales para los fiordos eutróficos con su variedad única de vida marina. Más del 60% de especies de mamíferos marinos del mundo se pueden encontrar aquí en el transcurso de un año. Aysén alberga un valioso tesoro, un sistema ecológico fuerte y poco intervenido. Nuestras excursiones se realizan con el debido cuidado de no dejar rastros.

Manejo de Residuos

El evitar los alimentos procesados industrialmente, nos permite ofrecer beneficios claves a nuestros huéspedes. No sólo es nuestra comida sana y apetitosa, sino que también reduce de manera significativa nuestros residuos. La gran mayoría de los desechos que generamos son orgánicos con los que generamos compost, que fertiliza nuestro huerto, o bien se usan para alimentar a nuestra mascota, el cerdo “Chaitén”. Es crucial para nosotros evitar el desperdicio ya que no hay industrias de reciclaje en Aysén. Esta es la razón por la cual un catamarán de lujo se convierte en un transportador de residuos al final de cada temporada para el transporte de nuestros materiales reciclables a los centros de acopio más cercanos, en Puerto Montt o Valdivia.

Educación

Nos preocupamos de entregar información acerca de prácticas sostenibles a nuestros clientes. Al llegar a Puyuhuapi invitamos a nuestros huéspedes a la zona de spa a participar en la ceremonia del encuentro con el agua, durante la cual compartimos cierta información básica acerca del comportamiento respetuoso con el medio ambiente. Los pasajeros pueden encontrar información más detallada durante su estadía en numerosos anuncios repartidos por el lodge. Cada excursión guiada se inicia con información ecológica sobre la actividad. En 2008 hemos establecido un mini club en una pequeña isla cerca del lodge. Actividades al aire libre que en otros tiempos, fueron muy comunes, hoy los niños las perciben como muy exóticas. Sin embargo, cuando se motivan a disfrazarse de “Chonos”, que son los habitantes originales de la región, jugar en la casa-árbol, realizar un juego de pistas para descubrir un antiguo tesoro nativo o preparar comidas con los guías, la diversión es total.

Hemos preparado un circuito de carácter educativo para enseñar a los niños a conocer la gestación del ecosistema, su mantención y reproducción, tanto de plantas como animales, como también a comprender la importancia de internalizar el respeto por la naturaleza.

Comunidad

Situados en uno de los pocos lugares que aún se mantienen realmente prístinos en nuestro planeta, estamos conscientes de nuestra responsabilidad social y ambiental. Estamos convencidos que lugares únicos como este deben ser preservados y protegidos. Nuestro trabajo debe formar parte integral del entorno natural y cultural. Al establecer estas normas ya en 1990, fuimos pioneros en ecoturismo en Chile e incluso en América Latina. Este esfuerzo nace de nuestra propia convicción y también por necesidad, dado el aislamiento de nuestra ubicación. La integración de la mano de obra local, la utilización de recursos del lugar y el cuidado de la belleza natural tuvo como resultado una operación sustentable.

Puyuhuapi Lodge & Spa parece estar totalmente aislado, sin embargo formamos parte de la comunidad de Puerto Puyuhuapi, un pueblo de pescadores fundado por colonos alemanes y los nativos mapuches de la isla de Chiloé en 1935. Este pueblo es el hogar de algunos integrantes de nuestro personal. Pero no todos son lugareños. Ofrecer servicios de aventura de alta calidad demanda calificaciones que no se encuentran normalmente en un pequeño poblado de la Patagonia.

Abastecimiento

La creación de un restaurante de alta gastronomía en el corazón salvaje de la Patagonia fue todo un reto. La ausencia de grandes supermercados en la región llevó a nuestro primer chef asesor, Carlos Meyer Anwandter, a crear un estilo de comida muy propio y único de Puyuhuapi: la combinación de los condimentos y productos más frescos y delicados que se encuentran en la Patagonia, verduras, hierbas mediterráneas y especias de nuestros cultivos orgánicos a una moderna cocina fusión, pero manteniendo un acento patagónico. No es una exageración decir que sus creaciones se volvieron muy influyentes en los principales círculos gastronómicos de Chile. En nuestros inicios nos abastecíamos desde Puerto Montt, Punta Arenas o incluso Santiago, antes de ser más independientes.

Nuestro último chef, el joven y muy talentoso Luis Catricheo, de origen mapuche (quien tuvo la oportunidad de tener de profesor a Guillermo Muñoz, uno de los chefs más destacados de Chile y quien también estuvo al mando de nuestra cocina durante varias temporadas), está trabajando casi exclusivamente con ingredientes locales mientras experimenta con sus propias tradiciones étnicas.

column mcb-column one column_divider